Reflexión: Fuera orgullo, fuera lastres.

orgullo 2

El orgullo se manifiesta principalmente cuando no somos capaces de encajar la falta de afecto, o bien de gratitud o amor, de otras personas hacia nosotros. La manifestación se multiplica en intensidad si encima tenemos un vínculo afectivo con la otra persona.

El orgulloso es capaz de querer con facilidad a quien le quiere, pero le cuesta querer a quien no le quiere, a quien no le corresponde a su muestra de afecto. Le cuesta encajar el amor no correspondido “con lo que yo te aprecio y tu…”, “con lo que hecho por ti y tu…”. No acepta al ser querido por completo, con sus virtudes y sobre todo con sus “defectos”. Es más, espera algún cambio en la otra persona dados los “esfuerzos” invertidos para que la otra persona cambie y te muestre afecto o aceptación. Se encoleriza cuando no se produce el cambio ya que entiende que el error está en la otra mitad y le cuesta admitir que esté equivocado.

Tenemos dos opciones. Seguir culpando al otro de lo que siento y justificándome en él “…!le ayudo a subir las bolsas y ni me da las gracias, desde luego es para cabrearse!…” . Ó me hago cargo de mi mitad en este asunto, que si está en mi mano cambiar y gestionar. ¿Porqué me sienta mal?, ¿estoy dejando que el otro sea como quiere ser?, ¿querer es coger o soltar…?,..¿…?,…¿…?

Te deseo un día lleno de comprensión hacia los demás y sobre todo hacia ti, de amor y respeto hacia los demás y hacia ti, sin condiciones.

Yo, aquí y ahora, contigo.

 

Comments are closed