Deporte: ¿Y que hay de los objetivos para los Formadores?

imagesGRCJGW3KEstamos involucrados en una temporada más, las cosas van rodando con sus mas y sus menos. Pero, ¿hemos diseñado objetivos para nosotros mismos?

A continuación comparto una sencilla herramienta para diseñar planes de acción que nos lleven desde donde estamos ahora a donde queremos estar, a nuestro/s objetivo/s como entrenadores, a nuestro entrenador ideal, a la mejor versión de nosotros mismos como entrenadores. Solemos desear mejoras en nuestro entorno, pero también debemos exigir mejoras en nosotros mismos como ejemplo de liderazgo efectivo (otro tema interesante a tratar en otra ocasión).En este caso usaremos esta herramienta para entrenadores, y como comprobarás se puede usar para el diseño de planes de acción de jugadores, equipos o vida personal. Todo muy sencillo, evidente y “fácil de explicar en una simple servilleta de bar”.

PASO 1. Lo primero es enumerar características de un entrenador ideal para ti. Bien podrían ser, conocimiento técnico, conocimiento táctico (podéis unir ambos si estimáis oportuno, es solo un ejemplo), metodología, habilidades sociales y de comunicación, carácter personal, ética (base del liderazgo por cierto), capacidad de trabajo en equipo (cuando se tiene la suerte de compartir responsabilidades con otros), capacidad de organización, motivación, resolución de conflictos, etc. Es importante que señales las tuyas y no las que te digan, porque vas a ser tu el que lleves a cabo tu plan de acción para cubrir tus objetivos y no los de otra persona.

Un consejo, se honesto.

1

 

PASO 2.  Trazamos un círculo y sobre dicho círculo dibujaremos unos “radios” a modo de rueda. Un radio por cada aspecto o característica importante de “tu entrenador ideal” que hayas pensado. Algo así:

2

Cada radio lo punteamos de 0 a 10, siendo 0 el centro y 10 el extremo exterior del radio. Como aparece en la figura anterior.

Es importante saber que 10 es la máxima puntuación que yo podría tener en cierta característica del entrenador ideal, por ejemplo en el conocimiento táctico. Pero dicho conocimiento “máximo” es aquel que yo podría tener ahora mismo si hubiera aprovechado hasta ahora cada momento y recurso para mejorar mi conocimiento táctico. No se trata por tanto de lo bueno que podría ser dentro de unos años o de lo bueno que es tal o cual entrenador. Ese entrenador no eres tú y tendrá sus propios objetivos que no tienen que ver con los tuyos. Es interesante que describas cada “10” por escrito para poder consultarlo cada vez que avances en tu plan de acción, pero es opcional.

PASO 3. Ahora que sé que es un “10” en cada característica del “entrenador ideal” me puntúo en cada una de las características. Por seguir con el ejemplo;

-“la verdad es que apenas me preocupo por la táctica, tengo un 3”.

– “podría haber visto más partidos y analizar más el juego pero le dedico una franja de tiempo y recursos considerable, luego tengo un 7”.

– “aprovecho cada oportunidad que tengo para analizar, consultar, investigar y documentarme sobre el juego, ¡tengo un 9,5 o un 10!”. ¡Ojo!,  no hablo de “vivir para analizar”, hablo de aprovechar las oportunidades que verdaderamente tengo para llevar este trabajo a cabo.

¡Venga, puntúate! Y a continuación une tu puntuación en cada característica con una línea como en el siguiente gráfico:

3

PASO 4. Ahora observa. Lo primero que podemos ver son las zonas o características como entrenador ideal en las que estamos más “descompensados” con respecto a otras, y por tanto necesitarán de más trabajo y tiempo por nuestra parte. Hay que tender al equilibrio mas que ser muy potente en unas características y muy cortos en otras. Sé completo, y después crece. Ó adecúa tu crecimiento a tus áreas de mejora y tu entorno deportivo (equipo, objetivo del Club, necesidades importantes, las urgencias,…etc).

4

Tu plan de acción en cada característica del entrenador ideal es aquel camino que separa el punto en el que te encuentras ahora y el “10” que has definido anteriormente. Recorrer ese camino te convertirá en la mejor versión de ti mismo como entrenador.

5

PASO 5. Ahora el más importante, ¿cuál es el siguiente paso en cada característica del entrenador ideal para ti?

6

Busca los recursos, sal de la zona de confort y comienza a trabajar para dar el “siguiente paso” en esas características del entrenador ideal. Observa los impedimentos y “juegos mentales” que a veces nos hacemos para no dar ese paso y permanecer en nuestra zona de confort. Al fin y al cabo es mas cómodo aceptar que “no puedo” ó “no estoy hecho para esto” ó “nunca se me ha dado bien”, que romper con esa barrera y crecer en lo profesional y en lo personal.

Observa cuales de esos recursos que precisas tienes ya, y cuales debes conseguir aún. Establece una serie de pautas, normas o reglas que te ayuden a conseguir aquellos que no tienes todavía, y mantener aquellos que ya posees. Esto, en el caso de los equipos y sus planes de acción, serían las normas de funcionamiento del propio grupo, a través de las cuales obtendríamos los recursos que nos permitirían dar el siguiente paso hacia nuestros objetivos como grupo.

Evolucionar y mejorar, ¿no es eso lo que le pedimos a nuestros jugadores cada día? Ahora nos toca a nosotros. Aquí la honestidad, la ética y la acción ante el pensamiento serán claves…algunos lo llaman liderazgo.

Como verás se trata de una herramienta muy sencilla y que arroja información interesante para establecer tu propio plan de acción como entrenador para esta temporada que comienza y convertirla así en una temporada especial y no una temporada más.

Espero que te haya servido.

Yo, aquí y ahora, contigo.

Comments are closed